Bodegueros, Curiosidades, Famosos, Historia

Jean León, de Santander al Hollywood de las estrellas

Si decimos Angel Ceferino Carrión, poca gente sabra de quien estamos hablando. Diciendo Jean Leon, puede que algunas más, pero lo cierto es que no se conoce lo suficiente la historia de este santanderino que triunfó con mayúsculas en la hostelería de los años dorados de Hollywood y se hizo amigo de sus estrellas.

Nació en Santander en el año 1929 pero tras la destrucción de su casa familiar en el incendio de la ciudad en 1941, se mudó a Barcelona. Al cabo de un tiempo trabajando en la Pegaso, cruzó los pirineos a pié para entrar en Francia y pasar una temporada trabajando de camarero y de lo que se terciaba para salir adelante.

Cuando tuvo la oportunidad, se coló en la bodega de un barco que se dirigía a Estados Unidos, para llegar a Nueva York si tener ni idea de inglés. A los pocos días le robaron toda su documentación, y pasó a cambiar su nombre por el de Justo Ramón León, que más tarde acabaría siendo Jean León.

Estuvo recogiendo y fregando platos en el Rockefeller Center y también trabajando como taxista. Actualmente algunos de sus vinos se comercializan como Jean Leon 3055, número que correspondía a su licencia en el taxi.

Se mudó a Hollywood y pronto comenzó a trabajar en el restaurante de Frank Sinatra y Joe DiMaggio, célebre jugador de beisbol de la época. Allí, comenzó a relacionarse con estrellas del espectáculo, haciéndose especialmente amigo de James Dean. Entablan ambos tan estrecha relación que se embarcaron juntos el proyecto de crear un restaurante en Beverly Hills: La Scala.

Tras la muerte de Dean, Jean León se queda solo al frente del restaurante, y su popularidad a través del trato continuo con la glamurosa clientela, subió como la espuma.

Una de las más conocidas anécdotas de la época ocurrió cuando Sinatra se vio envuelto en un feo asunto por el que fue acusado de agredir al amante de la mujer de un amigo. Por ello, pidió a Jean su colaboración, y este no tuvo problema en declarar a favor de Sinatra y asegurar que no se había movido de su restaurante el día que tuvieron lugar los hechos.

El éxito de La Scala no dejaba de crecer, hasta el punto de que actores como Paul Newman, Marilyn Monroe o James Dean daban nombre a algunos de los platos en la carta.

De hecho, la última cena de Marilyn la encargó al restaurante de Jean Leon, y fue este quién se la entregó personalmente siendo una de las últimas personas en ver a la diva con vida.

Su relación con el mundo del vino comienza cuando, no seduciéndole los vinos que ofrecía en La Scala, decidió elaborar sus propias botellas. Para ello, un profesor de enología amigo suyo le recomendó comprar tierras en la zona del Penedés (Cataluña), y allí compró 150 hectareas que plantó con variedades extranjeras, especialmente Cabernet Sauvignon.

Rápidamente se empezó a reconocer la gran calidad de su vino, tanto que el presidente Ronald Reagan lo elige para los banquetes en su investidura en 1981.

 

Jean León, gran fumador, enfermó de cáncer y murió antes de ver culminado su último proyecto de abrir en Tailandia un lujoso restaurante de diseño.

Afortunadamente, el grupo Torres lleva las riendas de la bodega en la actualidad de manera muy acertada, garantizando la continuidad en la calidad de los maravillosos vinos de Jean Leon. Disponibles algunos de los más afamados en nuestra tienda online.

4 thoughts on “Jean León, de Santander al Hollywood de las estrellas

  1. Joaquin dice:

    Curiosa e interesante vida la de Ceferino Carrión al que el incendio de 1941 le cambió su destino.
    Excelente idea la de incluir historias como esta, relacionada con nuestra tierra y con tus vinos

    1. Hola Joaquin. Efectivamente, muy curiosa y con mucho merito. Gracias por el comentario. Un saludo

  2. Andrés dice:

    Un buen ejemplo de la raza que tenemos los montañeses y si encima le sumas vino, tendremos un efecto como el de la pócima mágica de los Galos Asterix y Obelix. Muchas gracias por esta entrada

    1. Hola Andrés, buena comparación! afortunadamente tenemos aún la oportunidad de seguir degustando el estilo y la calidad de los vinos de Jean León.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *